Carlos Guío – Psicoterapeuta

Razones para asistir a terapia individual

En la vida del pensar:

  • Pensamientos frecuentes de desvalorización en relación a quién eres, tus habilidades y capacidades. 
  • Diálogo interno de autoderrota.
  • Ideaciones obsesivas.
  • Pensamientos en relación a ser de escaso valor o no  importarle a nadie
  • Pensamientos en relación a que la vida carece de sentido o propósito.
  • Actitud perfeccionista que da lugar a recriminaciones y autocritica constante si no se consiguen resultados que se ajusten al ideal.
  • Pensamientos suicidas.
  • Ausencia de metas en el  corto, mediano y largo plazo.
  • Recuerdos intrusivos, que invaden la consciencia sin llamarlos de forma voluntaria.
  • Pensamientos violentos o destructivos de forma frecuente.
  • Actitud de desconfianza  y recelo en relación a las intenciones de los demás.
  • Creencia de no ser merecedor de amor.
  • Dificultad para realizar tareas con atención concentrada.

En la vida del sentir

  • Dificultad para regular y expresar de forma adecuada determinadas emociones: rabia, miedo, ansiedad, celos, culpa.
  • Reacciones violentas y desproporcionadas  ante situaciones específicas.
  • Tendencia a sentirse culpable.
  • Sentimiento de infelicidad con la propia vida.
  • Actitud de rechazo al propio cuerpo y apariencia.
  • Sentimiento persistente de vergüenza de si mismo .
  • Sentirse fracasado o inutil.
  • Tendencia a abandonar o dejar  de realizar tareas que son importantes por miedo a la crítica.
  • Incapacidad para experimentar placer .
  • Baja tolerancia a situaciones de frustración.
  • Sentimientos de envidia persistentes.
  • Sueños perturbadores y repetitivos.

En tus acciones y hábitos

  • Buscas la manera de narcotizarte (con alcohol, videojuegos, sexo, marihuana, etc) porque la vida te parece “vacía”, aburrida e insoportable.
  • Tienes dificultad terminando ciclos: no terminas lo que empiezas, o abortas los procesos cuando estás a punto de culminarlos.
  • Eres impulsivo.
  • Haces muchas cosas, pero sin un propósito claro.
  • Reconoces en ti mismo conductas adictivas: al sexo, al trabajo, a una sustancia en particular, a los videojuegos, etc.
  • Te pasa una y otra vez una misma situación negativa sin que entiendas por qué, pero sospechas que algo estás haciendo aunque no tienes claro que es exactamente.

En tu relación con los demás

  • Tienes dificultad para poner límites a las otras personas: dejas que te abusen o te irrespeten o tu lo haces.
  • Te involucras en relaciones de pareja que te hacen daño: tu pareja te maltrata, te ignora o abusa de ti de alguna forma.
  • Tu comportamiento esta haciendo infeliz a los demás: tu pareja, tus hijos, tus padres, amigos, etc
  • Escoges personas que no te convienen, que terminan involucrandote en acciones destructivas en relación a otros o contigo mismo.
  • Te cuesta entablar una relación íntima con los demás.
  • Tienes dificultad de relacionarte en grupos.
  • Sientes que no eres bienvenido en ninguna parte.
  • Compras el afecto de los demás, asumiendo “cargas” (económicas o afectivas) que no te corresponden.
  • Maltratas a tus hijos, tus compañeros de trabajo o subordinados.

En relación a la vida de pareja

  • Maltratas física o psicológicamente a tu pareja.
  • Tu pareja te maltrata o abusa.
  • Tu pareja te prohibe relacionarte con otras personas (tu familia, amigos, conocidos, etc), y tu aceptas.
  • Eres infiel, y no puedes dejar de serlo.
  • Mientes constantemente a tu pareja.
  • Revisas las redes sociales de tu pareja, buscando “evidencias” de su infidelidad.
  • Te sientes infeliz en tu vida de pareja.
  • No disfrutas la vida sexual con tu pareja.
  • Constantemente imaginas dejar la relación de pareja.
  • Tienes miedo de comunicar para evitar que se de una confrontación.

En relación a tu historia personal

  • Tus padres fueron autoritarios en exceso.
  • Fuiste sobreprotegido en exceso.
  • Recibiste maltrato frecuente en tu niñez.
  • Experimentaste una situación de abuso sexual en tu infancia o en un momento posterior de tu vida.
  • Recibiste una crianza negligente.
  • El abandono fue una experiencia constante en tu niñez.
  • Experimentaste situaciones constantes de abuso por parte de los demás: fuiste golpeado, sometido y humillado frecuentemente.
  • Experimentaste pérdidas afectivas importantes que no has logrado aceptar y asimiliar.

En relación a tu autonomía e independencia

  • Te cuesta trabajo identificar lo que quieres o lo que necesitas.
  • Tus decisiones y acciones necesitan estar respaldadas por una autoridad externa (un jefe, un amigo, tus padres, etc) por miedo a asumir las propias.
  • Te cuesta trabajo tener un pensamiento propio.
  • Te cuesta trabajo consolidar una independencia económica, y por tanto dependes de tus padres, o aún vives con ellos a pesar de que eres un adulto.
  • Prefieres culpar o dar excusas a asumir la responsabilidad de una situación.

¿Te identificas con algunos de los síntomas y comportamientos descritos en la lista?.

Quizás sea el momento de comprometerte contigo mismo e iniciar un proceso de trabajo personal en acompañamiento de un psicoterapeuta.

Agenda tu cita

Si estas interesado en agendar una cita, puedes ponerte  en contacto a través de cualquiera de los siguientes canales :

Para información general sobre:

  • Horarios de atención.
  • Tiempo de duración de las sesiones de terapia.
  • Frecuencia de agendamiento de citas.
  • Horizonte de tratamiento.
  • Valor de las sesiones.
  • Modo de pago
  • Reglas de juego

Consulta la pestaña de Información a pacientes (haz click)

Suscríbete en mi lista de correo
Recibe información actualizada de las últimas actividades y artículos

Charlas y talleres

Recursos de autoayuda

Artículos y podcast

100% libre de spam