Carlos Guío – Psicoterapeuta

Prospectiva del año

Comparte este artículo en redes sociales

Indice de contenidos

Primera parte:  El proceso creativo

«Pensar es el trabajo más dificil que hay, lo cual es probablemente la razón por la cual sólo pocos se involucren en ésto»

___ Henry Ford

 

Dando continuidad a nuestro artículo anterior sobre la retrospectiva del año (haz click), seguimos con una propuesta que de manera orgánica complementa el ejercicio realizado con la retrospectiva y evaluación del año anterior.

Es común que en el inicio del año las personas se hagan nuevos propósitos, definan metas, se comprometan consigo mismas a desarrollar determinados hábitos o trabajar en fortalecer determinados aspectos de su personalidad, etc.  Muchos de éstos propósitos aunque bienintencionados, con el paso de las semanas y de los meses van quedando rezagados, para llevar a fin de año a la triste comprobación de que las metas definidas no se cumplieron.

Las estadísticas en éste sentido no son halagadoras.  Según un estudio de Statistic Brain, tan sólo el 8% de las personas que establecen metas al inicio del año las cumplen.  El 92% restante no lo logran.

El mismo estudio señala una estadística interesante y es el de la tasa de deserción en relación a los propósitos y metas en la medida en que trascurren las semanas y los meses.

A la semana de haberse hecho el propósito, sólo el 75% de las personas conservan la decisión y realizan acciones consistentes para alcanzarla.  Es decir quedan rezagados el 25%.

A las dos semanas sólo el 71% se mantiene firme en la meta.  Una deserción del 29%.

Al mes el 64% aún conserva la meta y trabaja por alcanzarla, es decir ha desertado el 36%.

A los seis meses sólo el 46% de las personas conserva sus resoluciones de comienzo de año, para que a cierre de año sólo el 8% haya alcanzado su meta.

¿Por qué no se sostienen los propósitos y se alcanzan las metas?

Las razones por las cuales las metas no se cumplen son múltiples.  Algunas tienen que ver con el modo en que las metas fueron definidas:  su concreción, claridad y su posibilidad de ser medibles.

Otras razones de fallo obedecen a la percepción inadecuada de la situación desde la cual el proyecto comienza.

Otras tienen que ver con la incapacidad de realizar o la ejecución tardía de las acciones correctas que llevan desde la situación de partida a la meta, así como a la inexistencia de momentos de evaluación ritmicamente establecidos dentro de la ejecución del proyecto.

Por último, otras razones tienen que ver con la ausencia de gestos que formalizan o dan “seriedad” al proyecto como son:  ponerlo por escrito, socializarlo y el uso de recordatorios de la meta.

Este el un amplio tema que podremos profundizar más adelante.

No se trata de que la meta no sea importante para la persona o que falte fuerza de voluntad, tampoco se trata de falta de disciplina.  La diferencia entre una persona que cumple sus propósitos y alguién que no, tiene más que ver con hábitos  y habilidades que se han logrado desarrollar a lo largo de los años y con una comprensión de cómo se crean resultados.  Desde luego también cuenta que se tenga la disposición a realizar el esfuerzo y los sacrificios (sacro oficio) necesarios para alcanzarlo.

¿Por qué es tan importante definir una meta?

Definir una meta es reconocer nuestro potencial para crear.  Sómos seres creativos.  A través de nuestra actividad pensante podemos introducir nuevos  elementos en el mundo, en nuestra vida.

En el acto de creación nos dirigimos al futuro y traemos a través de nuestra actividad creadora algo nuevo a nuestra vida, a nuestro contexto.

Cuando definimos  una meta introducimos una dirección, un orden a nuestra actividad.  Aparece un sentido de propósito, de forma tal que nuestra energía se enfoca y se potencia.

A definir una meta, hay un gesto de libertad, de alguna forma dejamos de depender de las circunstancias – que obviamente siguen operando – y se entabla una lucha, o un diálogo si se prefiere,  entre la visión que la persona ha concebido y las circunstancias que operan a su alrededor.  De la perseverancia y claridad de visión de la persona dependerán los resultados que se alcancen.  Al definir una meta pasamos de una orientación “reactiva” al medio, a una creativa o generativa.

Las metas son importantes porque dan una base sólida a nuestras esperanzas y sueños, y nos permiten alcanzar los que deseamos.

Definir una meta es un acto de concentración.  Creo una imagen interior, un objeto de contemplación.  Todas mis fuerzas internas:  mi facultad atencional, mi imaginación, mi pensar, mi voluntad, mi sentir, tienen un objeto sobre el cual volcarse; un objeto que yo decido, que yo escojo.  Estas fuerzas que ha menudo están dispersas y son títeres de las circunstancias, ahora tienen un objeto sobre el cual dirigirse y entregarse libremente.  De ésta forma, todo el potencial que como ser humano tengo encuentra un camino para expresarse.

Por último, definir una meta es un acto curativo, porque al reconocerme como creador, al revigorizar mi propósito y unificar mis fuerzas internas, fortalece en mí lo que soy en esencia:  un yo que actúa en el mundo y que puede desenvolver su actividad en libertad.

El acto de crear

No hay que ser artista, en el sentido formal del término, para poder crear.  Con el simple hecho de ser humano es suficiente.  La capacidad de crear es inherente a todas las personas por el hecho de existir.  Sin embargo, habría que preguntarse si acercarse a la comprensión de los procesos de creación de forma esquemática podría permitirnos ganar fuerza operativa y claridad a la hora de entendernos a nosotros mismos como agentes de creación .

Dentro del amplio grupo de autores que se ocupan de los procesos y métodos para el establecimiento de metas, productividad, gestión de proyectos, etc, encuentro el trabajo de Robert Fritz  especialmente relevante.  Curiosamente la obra de Robert Fritz, publicada por primera vez en la década de los 80’s en el ámbito norteamericano, no ha tenido mayor divulgación en el medio hispano.  El primer libro de Robert Fritz, “The path of the least resistance” fue publicado en el año 1984 – el cual es un bestseller -, y de esa fecha hasta la actualidad (2019) éste autor ha realizado nuevas e importantes publicaciones, además de ser un consultor empresarial exitoso y reconocido.  A pesar de todo esto, sus prinicipales obras no han sido traducidas al español, labor editorial que ojala pueda ser subsanada prontamente.

Los planteamientos de éste autor son sencillos, prácticos y a mi parecer encierran una profunda sabiduría.

La pregunta que Fritz se formuló a si mismo, siendo estudiante de música en el conservatorio de Boston fue ¿Cómo las personas crean?.  En cualquier terreno de la vida, sea artístico, laboral, de pareja, personal, etc, ¿Qué hacen las personas para crear o alcanzar un resultado deliberadamente escogido?.

Las respuestas encontradas por el autor se resumen en lo que él llama proceso creativo. 

Según Fritz el proceso de crear un pintura, una canción, hacer una fiesta, un viaje, alcanzar una meta empresarial, implican los mismos principios.  A continuación se enumeran  éstos principios.

  1. Visión:  una clara y definida imagen mental del resultado deseado.
  2. Realidad actual:  Una descripción  objetiva, exacta y emocionalmente neutra de la situación actual.
  3. Tensión creativa:  asegurarse de que la visión se define dentro de una estructura que genere tensión estructural, es decir un sistema de tensión resolución, y hacer que esta estructura este presente durante todo el proceso hasta llegar a la consecución de la meta.  En éste  tensión es generada por la percepción consciente de la distancia entre la meta y la situación actual.
  4. Acciones:  Decisiones y acciones concretas que lleven de la situación actual al resultado deseado.
  5. Evaluación, feedback y aprendizaje.  Periodos de evaluación establecidos ritmicamente que permitan ajustar las acciones.
  6. Momentum:  Energía que se genera a través de la acción y que despierta en quien las desarrolla un sentimiento de confianza y competencia.
  7. Perseverar hasta alcanzar la meta:  conseguir el resultado, y utilizar la energía que genera el éxito cosechado en nuevos proyectos y metas.

El diagrama a continuación resume la estructura o marco de trabajo del proceso creativo.

El pintor y la creación de una pintura

Para aclarar éstos principios, un ejemplo proveniente del libro de Robert Fritz “Your life as art”.

El pintor tiene una idea en su mente de aquello que quiere hacer.  Al prinicipio quizás sea una imagen general, global, de lo que se quiere lograr.  Esta es la visión.

Con ésta visión en mente se enfrenta al lienzo en blanco.  El lienzo en blanco es la realidad actual.  Este punto desde el que se comienza, imperceptiblemente y de forma constante se relaciona con la meta.  La diferencia entre lo que hay ahora y lo que se quiere alcanzar genera en quién la percibe (en éste caso el pintor) una tensión interior, un movimiento que obliga a avanzar. 

Por último, las pinceladas que da el pintor, constituyen las acciones concretas hacia la meta.  Cada pincelada modifica la realidad actual:  algunas de forma dramática, otras aportando pequeños cambios, otras incluso alterando u obstaculizando la meta.

Durante la elaboración de la pintura, el pintor constantemente hace juicios estéticos sobre la misma, ¿Cómo va quedando? (situación actual), ¿es esto lo que quiero? (visión), ¿Qué debo agregar o quitar? (ajuste de las acciones), ¿Qué color utilizar? (establecer nuevas acciones), etc.  De ésta evaluación periódica que hace el pintor, surgen nuevas ideas o cambios de rumbo, y es fundamental a fin de que la visión inicial se consolide o aclare.

El artista repetirá éste último proceso muchas veces, innumerables veces.  No obstante, en la medida que avanza y la realidad actual se modifica, se despierta en él satisfacción y confianza porque sus esfuerzos están valiendo la pena, y esto genera el impulso necesario para llegar a completar el cuadro.  Una vez lo logra, el cuadro es un reflejo de su propia capacidad creadora.

Los pasos del proceso creativo:

A continuación se describirán de forma esquemática cada uno de los pasos del proceso creativo.

PASO 1:  Definir la visión

La pregunta básica a hacerse es: ¿Qué resultado quiero crear?

Esta es la pregunta fundamental, y aunque sencilla en su formulación, no siempre es fácil su puesta en práctica.

Otras formas de formular la misma pregunta: ¿Cuál es el resultado deseado?, ¿Qué es aquello que en verdad deseo que entre en existencia?

Responder a ésta pregunta es crear la visión.

Una visión es una imagen clara del resultado que se quiere crear.  Una visión clara, atrapa, motiva, focaliza la energía.

Aunque se trata de una pregunta sencilla, con una respuesta también sencilla,  nuestros hábitos de pensamiento y de acción, nuestros prejuicios, y nuestra emocionalidad, hacen que mantener las cosas sencillas no siempre sea fácil.  Por ésta razón es necesario introducir algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de definir la meta o crear la visión. 

Las recomendaciones a continuación provienen del libro «Thrive» de Bruce Elkin, un consultor y coaching en la línea de trabajo de Robert Fritz.  

Definir lo que se quiere, en vez de tratar de resolver un problema.

Definir la meta en función de aquello “ que no se quiere”  es un error muy común.  En muchas ocasiones las personas, e incluso las instituciones actuán desde una lógica de resolver problemas, de evitar una consecuencia negativa o un resultado indeseable.  La motivación de fondo en éste caso es el miedo:  No se quiere hacer, tener o experimentar algo.

Resolver problemas no es crear.  Cuando trato de resolver un problema estoy mirando hacia el pasado.  Cuando creo miro al futuro.

Ejemplo de éste tipo de metas son las siguientes:

  • Dejar de estar gordo
  • Dejar de fumar
  • Resolver el problema de la corrupción política e institucional.
  • Resolver el tema de los trancones de los vehículos en la ciudad.
  • Solucionar la crisis económica del País.

Desde la óptica del proceso creativo, es importante hacer el tránsito de un enfoque basado en resolver problemas, a uno basado en la creación de resultados. 

Poner la atención en el problema lo magnifica y no lo resuelve, o se consiguen unicamente soluciones temporales, puesto que la imagen del problema siempre está presente en la conciencia.  Es el clásico ejemplo “no pienses en un ratón verde”  (¿Qué imagen surge en la mente?).  Y las imágenes en la conciencia orientan el comportamiento.

Si tomamos algunos de  los ejemplos citados, las metas, ahora definidas desde una óptica creativa, serían las siguientes  (VER COLUMNA 2)

Meta definida desde una optica de resolución de problemas

Meta definida desde una optica de creación de resultados

Dejar de estar gordo   Un cuerpo saludable, fuerte, en forma, que cabe en una talla____ de pantalón.
Resolver el tema de los trancones de los vehículos Una ciudad con un tráfico vehicular organizado, eficiente, con una infraestructura vial en excelentes condiciones.
Solucionar la crisis económica del País   Un sistema económico robusto, sostenible y justo, que provee para la satisfacción de nuestras propias necesidades y de las futuras generaciones, y honra nuestros recursos de base sobre los cuales nuestra salud, riqueza y bienestar están basados.

 Dejar de lado cuestionamientos acerca de lo que es posible o imposible en relación a la meta. 

Al definir una meta no se debe considerar en primera instancia si uno cree o no que es posible alcanzarla.  Las personas que han realizado grandes descubrimientos, alcanzado grandes logros personales, creado las grandes empresas, hecho grandes inventos, a menudo han sido juzgados como insensatos, locos, o soñadores.  Solamente después de un tiempo, cuando sus metas se han hecho palpables y visibles, es que han sido reconocidos en su genio o perseverancia.  Simplemente se han permitido soñar con un resultado, se han trazado un meta, y con insistencia, con perseverancia, y un anhelo de lograrlo finalmente lo han alcanzado.

 Hacer la visión específica

¿Cómo sabras que lo has logrado?.  Es importante especificar los criterios de éxito y los estándares de medida.

Hacer la meta medible es importante porque te permitirá comparar tu visión con la realidad actual  y de ésta forma crear tensión estructural (la percepción de la distancia entre la situación actual y la visión).  Igualmente, hacer la meta medible te permitirá reconocer los avances y finalmente reconocer también que ya la alcanzaste.

Si se tratara de una meta económica podría ser algo así:

“ser financieramente indenpendiente, libre de deuda.  Propietario de mi propia casa.  Ahorros de __________.  Tener un ingreso mensual de  ____________________  proveniente de mi ejercicio profesional como ______________”

 La visión debe resonar profundamente en el corazón

Hay que asegurarse de que la visión formulada surge del corazón y hace vibrar el corazón.  ¿Es lo que realmente quieres?, ¿hay algo que anhelas más que eso?.  Si hay algo más, esa es tu visión.

 Aclara tu visión haciendo acciones concretas que te ayuden a enfocarte aún más

Para aclarar tu visión y lograr aclarar lo que realmente quieres puedes hacer diferentes acciones puntales.  Ejemplo de éstas acciones son:

  • Bocetos a lapiz.
  • Diagramas.
  • Tableros de visión (con recortes de revista o dibujos).
  • Escribirle una carta a un amigo (no es necesaria entregarla) contándole acerca del negocio o proyecto que uno tiene.
 Comenzar con lo pequeño

Para aprender el proceso creativo es bueno comenzar con pequeñas creaciones.  Estos pequeños proyectos te permitiran desarrollar y fortalecer las habilidades necesarias para la creación de resultados en el marco del proceso creativo.  En la medida en que éstas habilidades son interiorizadas, las metas pueden hacerse más complejas y ambiciosas.

 Poner la visión en tiempo presente

Por último resulta útil, a fin de generar un visión clara e intensamente sentida, formularla en tiempo presente, como si ya se hubiera alcanzado el resultado.

A modo de ejemplo:

“Es 31 de Diciembre de 2019, tengo ________ años.  Me siento saludable.  Tengo un excelente apetito, disfruto de un sueño profundo y reparador, mi peso corporal es de ____ kg, que es el peso  adecuado a mi constitución.  He desarrollado rutinas de autocuidado que hago ritmicamente (ejercicio ligero diario, baño turco semanal, meditación )”

No se trata de pensamiento positivo, ni de afirmar que ya se tiene algo negando la situación actual en la que uno se encuentra.  Como ya se ha señalado, reconocer la realidad actual –tal y como es, sin autoengaños- es fundamental para alcanzar la meta. Esto se ampliará aún más en el segundo paso.   Se trata más de ayudarse, en éste ejercicio de describir la meta como si ya se hubiera alcanzado,  a vivenciar con claridad e intensidad eso que se quiere alcanzar.  Como un actor que se mete profundamente en la piel del personaje que interpreta, para poder comprender “desde adentro” el modo como éste ve el mundo y las situaciones.  Metiendose en “esa piel”, se puede  reconocer con mayor claridad lo que hay que hacer para llegar allá.

«Cuando no sabes hacia donde navegas, ningún viento es favorable»

___ Séneca

Hasta aquí el primer paso:  crear una visión.  Aprender a desarrollar una visión correcta es una habilidad fundamental.  Mucho se ha escrito sobre esto.  Si uno googlea:  “goal setting” a fecha de hoy (Enero de 2019) encuentra cerca de 20.100.000 resultados, y para “establecimiento de metas”  3.020.000 resultados.  Los libros sobre gerencia, administración de negocios, planeación de proyectos, etc, e incluso textos de PNL  y superación personal  se ocupan ampliamente del tema.  No obstante la visión por si sola, no permite, desde la perspectiva del proceso creativo, llegar a la meta.  Cuando sólo se mira la meta, no se crean condiciones adecuadas para la alcanzarla.  Por tal razón el siguiente paso es fundamental, porque establece el contexto para crear la tensión necesaria para la realización de las acciones.

PASO 2:  Evaluar la situación actual de manera exacta y objetivamente.

Cuando se crea algo se comienza en algún punto.  Conocer el lugar desde el que se comienza es muy importante.

Sin embargo, percibir, describir y aceptar el lugar en el que uno se encuentra no siempre es fácil.  Nuevamente, como señalabamos en el Punto 1: crear la visión, nuestros hábitos de pensamiento, nuestras emociones, nuestros prejuicios, actúan como elementos que obstaculizan la adecuada percepción de la situación actual.

El requerimiento fundamental en éste punto es:  DESCRIBIR LA REALIDAD, NO JUZGARLA

Se requiere hacer una descripción exacta y objetiva, no un juicio crítico de la situación.

Ejemplo de éste tipo de juicios generales e inexactos serían frases como las siguientes:

  • “Todo en mi vida apesta”.
  •  “Mi vida está plena de abundancia”  (sin estarlo, como un autoengaño).
  • “Soy tan bueno”  (sin serlo, o en la imposibilidad de reconocer el propio “lado oscuro”).
  •  “Todo aquello que no sale a la perfección no cuenta”.

Para poder describir la realidad actual, es necesario dejar de lado el deseo de que las cosas sean distintas a como son, y aprender a tolerar emociones que generan malestar en uno:  vergüenza, rabia, miedo, tristeza, etc, y que aparecen cuando observamos la situación de manera exacta.  Alguien por ejemplo, puede sentir miedo ante el hecho de recibir un diagnóstico médico de una enfermedad grave, pero poder avanzar hacia una condición de salud implica aceptar la realidad actual – miedo incluido -, a fin de tener un punto firme desde el cual comenzar.

También se necesita dejar las opiniones de lado.  “Oh, es tan dificil”, “esto nunca lo lograré”

La pregunta básica a hacerse en éste punto es:

¿Cuál es la realidad actual?

Otras preguntas útiles:

¿En donde comienzo?

¿Cuáles son las cifras concretas con las que arranco?

PASO 3:  Crear tensión estructural

Hay que poner en relación la visión y la realidad actual.  Para esto es útil crear un diagrama de tensión estructural (así lo llama Fritz), en donde la visión y la realidad actual puedan verse de un solo vistazo o panorámica. 

Sin embargo, lo fundamental es la tensión creativa que se experimenta en la conciencia de uno.  Es como cuando se lee o ve una película que lo tiene a uno “enganchado”; hay una “tensión interior” que hace que uno quiera avanzar para llegar al final y saber que pasa.  Es una tensión en la conciencia.  Leyendo o viendo la historia el narrador nos  ha permitido conocer ciertos hechos:  las expectativas de los personajes, algo de su historia, sus anhelos, emociones, es decir la realidad actual, y el modo como ésta se ha ido transformando en la medida en que la historia avanza.  También se nos ha dado a conocer la visión, el modo como las cosas deberían ser, aquello que traería de nuevo la armonía, la justicia, la paz y la satisfacción a los personajes.  Estas imágenes crean la tensión interior que capturan al lector a la televidente.

En el diagrama de tensión estructural se escribe en la parte superior de la hoja la visión o meta, definida en el punto 1.  Luego en la parte inferior de la hoja se escribe la situación actual tal y como fue descrito en el punto 2.  En el espacio intermedio se colocarán las acciones que se definan para ir de la situación actual a la meta.

PASO 4:  Las acciones

Las acciones son aquello que nos permiten ir de la situación actual a la meta.  ¿Qué necesita hacerse, a fin de pasar de la situación actual a la visión que se ha definido?.

¿Qué tipo de decisiones deben tomarse?

¿Qué tipo de escogencias se pueden hacer?

La decisión de actuar

La decisión a actuar es fundamental.  No se pueden conocer las acciones correctas de antemano.  Se puede quizás, tener una idea de lo que podría funcionar, pero aún así cada acción debe pasar el test de la realidad, y la única manera de presentar el test es haciéndolas.

La disposición a repetir

Quién ejecuta un proyecto debe desarrollar una disposición a repetir una y otra vez sin desanimarse, aún cuando los resultados no sean visibles.  Un deportista o un artista desarrollan la habilidad en la medida en que juiciosamente repiten y entrenan.

Ver las acciones como experimentos

Las acciones realizadas deben ser vistas como experimentos.  No se debe sentir miedo de cometer errores, puesto que son una oportunidad valiosa para aprender.

Realizar pequeñas acciones

Como consejo importante en relación a las acciones es que resulta mejor realizar pequeños pasos que grandes pasos.  Los grandes pasos o grandes tareas llevan a que frecuentemente uno quiera procastinar (aplazar la tarea) o no realizarla en lo absoluto, porque se percibe que realizarla involucraría un gran esfuezo.  Los pequeños pasos – por el contario – transmiten la sensación de que son facilmente realizables, que no implica una gran energía o voluntad de parte de quién los realiza, y adicionalmente cuando se ejecutan generan la satisfacción de haberlo hecho y de haber avanzado.

No subestimar cuantas acciones son necesarias

Los pasos o acciones para llegar a la meta pueden ser muchos.  La complejidad de una meta no debe ser subestimada, incluso en proyectos pequeños.  Un proyecto puede involucrar 100, 1.000 o 10.000 pasos o acciones y quizás más.  Comprender esto es importante, porque le permite a uno tener una perspectiva del camino y no desanimarse por la impaciencia de conseguir resultados.  Incluso, algunas de éstas acciones quizás requieran subdividirse para poderse lograr.  Esto es perfectamente normal.  Sin importar cuantos sean lo importante es avanzar.

PASO 5:  La importancia de la evaluación.

Además de generar tensión estructural, la práctica más importante para generar ésta tensión creativa y sostenerla durante toda la ejecución del proyecto es establecer periodos definidos de evaluación.  Es decir tiempos específicos en el calendario en que se evaluen los avances, los cambios ocurridos en la realidad actual, los tropiezos y dificultades, y desde luego en los que se recuerde con claridad la meta que se quiere alcanzar.

En esto se falla muchas veces.  La importancia de la evaluación en la gestión de proyectos ha sido enfatizada hoy en día por las metodologías Scrum.  Las “scrum retrospective”, “sprint retrospective”, son prácticas fundamentales en la gestión de proyectos ágiles.  Sin embargo, esto no es algo nuevo.  En el terreno del desarrollo moral, del trabajo de transformación de la propia conciencia, de la autoeducación del adulto, la práctica de la retrospectiva del día – por ejemplo – es una herramienta básica.  Se trata de revisar el día, observar las acciones realizadas  (situación actual), y preguntarse ¿Qué pude haber hecho mejor?, ¿cómo podría hacerlo mejor la próxima vez? (evaluación de las propias acciones).  Desde luego, esta pregunta se hace en el contexto del ideal moral que se tiene (la visión o meta).  Esta práctica está presente en muchas tradiciones tanto orientales como occidentales:  en la tradición católica esta el Examen de conciencia, en la tradición Rosacruz la Retrospectiva del día, en la Escuela Pitagórica la Revisión del día.  En la medida que éste ejercicio se repite una y otra vez, como en cualquier proyecto, la perseverancia en la visión (en éste caso la virtud moral) hace que la persona logre acercarse o encarnar el ideal. 

Cito lo anterior solamente con la idea de mostrar que hay un arquetipo transversal o todo acto de creación.  En éste caso específico la fase de evaluación es una acción absolutamente necesaria en la ejecución de un proyecto.

PASO 6:  Construir “impulso” (momentum).

En la medida en que se realizan acciones, se gana un impuso, una fuerza de avance.  Estar en movimiento crea la tendencia a seguir avanzando.  Los pequeños logros que se consiguen generan una fuerza interna para avanzar, pero incluso también las acciones erroneas generan éste impulso.

El camino hacia la maestría, el desarrollo de la habilidad requiere práctica, paciencia y persistencia.  Se necesita una práctica deliberada, intencional, pasión y una persistencia por alcanzar la meta.

PASO 7:  Celebra cuando alcances la meta

La posibilidad de reconocer que has alcanzado la meta, depende de si has sido específico al definir la meta y has establecido criterios de medida.  Si esto se ha hecho de forma correcta, sabrás con claridad que la has alcanzado, y éste momento es un momento de celebración.  Reconocer éste momento genera energía e impulso para iniciar un nuevo proyecto.

El acto de celebrar implica reconocer el valor del proceso realizado, los aprendizajes hechos, el esfuerzo invertido y el valor de la meta. 

Con ésta descripción se cierra la parte “teórica” de éste escrito.  Era necesario detenerse en éstos puntos a fin de crear términos comunes, y evitar malentendidos.  Ahora entraremos a la práctica.

Segunda parte:  La puesta en práctica del proceso creativo

Aunque sencillo en su concepción, el proceso de creación requiere el desarrollo de habilidades específicas:

  • La habilidad de definir una meta de forma correcta.
  • La habilidad de percibir y describir de forma correcta la realidad actual.  También la voluntad de hacerlo.
  • La habilidad de identificar las acciones correctas y tiempos de realización de las mismas que llevan de la situación actual a la meta.
  • La habilidad y el hábito de evaluar durante la ejecución del proyecto los avances, retrocesos y aprendizajes, y en base a éstos tomar las acciones correctivas o medidas que favorezcan la consecución de resultados.

Estas habilidades se desarrollan con la práctica, y la única manera de desarrollarlas es empezar.  En la medida en que son ejercitadas ritmicamente te permitirán enbarcarte en proyectos cada vez más ambiciosos.  Es bueno en un comienzo empezar por algo pequeño.

Guía breve para la planeación del año.

A continuación una GUIA BREVE para realizar la prospectiva o planeación de metas para éste año que comienza de una forma sólida.  Espero que te resulte útil.

Materiales:

  • Un cuaderno de hojas blancas
  • Formato de tensión estructural.  Puedes descargarlo aquí.
  • Portaminas o lápiz
  • Borrador

Es importante dedicar un cuaderno exclusivo al proyecto en el que vas a trabajar.  No lo hagas en hojas sueltas, o en un cuaderno que manejas para “todo”.  Dedicar un cuaderno exclusivo para esto es introducir un elemento de orden que es importante, es generar un “espacio” único para éste proyecto, y al mismo tiempo evidenciar la importancia que tiene para ti.  Sería ideal que lo personalizaras de alguna forma, que tu mismo hicieras la portada, etc.

Y por si al caso una aclaración adicional: es importante que sea un ejercicio escrito, analógico.  No es un ejercicio para realizarse en el computador, la tablet o el celular. Escribir en papel te da una libertad que la máquina no te da.  Tu voluntad esta libre para pensar.  No tienes que ajustarte al lenguaje de la máquina, y a los medios de entrada que la máquina puede entender.  Hay una coacción – casi que imperceptible – que opera cuando se está frente al computador. 

El formato de tensión estructural, como se describió en el punto 3, es una herramienta que ayuda a percibir en una sóla panorámica el proyecto en sus tres componentes básicos:  la visión, la realidad actual y las acciones a adelantar.  No hay que obsersionarse con las herramientas.  Las herramientas son fabulosas, facilitan la vida, pero no son lo primordial.  Hoy en día tenemos fabulosas herramientas:  apps para el celular, software de planeación especializados, teléfonos celulares, equipos tecnológicos maravillosos, pero a menudo éstas herramientas terminan esclavizándonos más que dandonos la libertad que nos prometían.  El problema no son las herramientas, somos nosotros.  El uso que les damos.  En éste caso, la herramienta es un diagrama, una división en una hoja de papel, en que dedicamos un espacio en la parte superior para escribir la situación actual, en la parte inferior otro espacio, para describir la realidad actual, y en el medio las acciones a realizar.  Esto mismo lo podemos hacer en word, o excel.  También puedes hacerlo a mano.  También puedes utilizar el formato en PDF que se anexa en éste enlace de descarga.  Lo más importante es el uso que les des.

Lápiz o portaminas.  Sin comentarios.

Preliminar:  Identificar el área a trabajar.

El primer paso consiste en identificar el área en la que quieres focalizarte.

Quizás resulte útil mirar la evaluación que hiciste del año anterior.  Si no la hiciste, puedes ver nuestra propuesta de trabajo en éste enlace.

Algunas preguntas a hacerse son las siguientes:

  • ¿Cuál es el área de tu vida que necesita fortalecerse?
  • ¿Qué hábito necesitas desarrollar?
  • ¿Qué es necesario dejar atrás?
  • ¿Qué se puede hacer mejor éste nuevo año?

Para algunas personas será la salud, para otros lo financiero, para otros la vida de pareja, la relación con los padres y hermanos, la formación académica, la relación con lo hijos, la profesión, etc.

Cada persona, acorde a su edad, sus necesidades y prioridades, sus crisis y retos del momento, determinará cual es el área de su vida en la que quiere centrar su atención a fin de generar un resultado.

A continuación una lista de áreas que quizás quieras revisar.

  1.  Salud
  2. Apariencia física
  3. Financiero
  4. Comunicación
  5. Familia:  padres, hermanos, hijos
  6. Creatividad y ocio
  7. Organización y manejo del tiempo
  8. Profesión y trabajo
  9. Vida de pareja
  10. Sexualidad
  11. Ideales, viajes, aspiraciones
  12. Amigos
  13. Vida espiritual
  14. Hábitos y rutinas

Una vez identificada el área de tu vida sobre la que quieres trabajar, es el momento de dar el siguiente paso.

PASO 1:  Definir la visión.

La pregunta básica es

¿Qué resultado quieres crear?

Pon por escrito la visión, la meta que quieres alcanzar.  Escribe la visión en el espacio superior del diagrama de tensión estructural y agrega la fecha límite en la que pretendes alcanzar la meta.

Preguntas de verificación

  • ¿Es éste el resultado que se quieres crear realmente?

Si es sí, esta hecho.  Si la respuesta es no, refina la meta.

  • ¿Has hecho la meta medible, cuantificable?

Hacerla medible, como ya se señaló es fundamental.  ¿De que otra forma podrías saber que has alcanzado la meta?. 

  • ¿Evitaste términos comparativos en la meta?

Se debe evitar definir las metas en términos comparativos:  ”mejor qué”, “más que”, etc.  Alguién podría definir su meta como “sacar mejores notas en la universidad”, esto indica un término comparativo con la situación actual.  Sin embargo, no describe con exactitud lo que realmente se quiere:  por ejemplo, “Notas iguales o superiores a  4.5 en el promedio”, lo cual es un resultado medible y  concreto.

  • ¿Estas creando resultados o resolviendo problemas?

Sobre éste punto se hablo ampliamente en la introducción, y es centrarse en lo que se quiere y no en aquello que se trata de evitar o resolver.

  • ¿Estas describiendo un proceso o un resultado final?

Una meta debe señalar un resultado, no el proceso para alcanzarlo.  Una meta como “aprender alemán” esta describiendo  un proceso, una acción, no un resultado propiamente.  La misma meta podría definirse como “He desarrollado las competencias de lectura, escritura y conversación en Alemán de un nivel B1”.

  • ¿Son las metas específicas o vagas?

PASO 2:  Crear tensión estructural definiendo la realidad actual.

Definir la realidad actual es describir en donde comenzamos en relación al proyecto.  Al hacer esto ponemos la visión o meta en una relación de contexto con el punto de partida.  Esto genera una dinámica de tensión por la distancia percibida entre la meta y la situación actual.

Dentro de ésta realidad actual podrías enlistar cosas como la siguientes:

  • Las habilidades y talentos que tienes en relación a la meta.
  • Tu conocimiento actual en relación a la meta.
  • Tus ideas sobre el proyecto
  • Tus recursos (financieros o de otro tipo)
  • Las cifras y hechos concretos del momento
  • Tu nivel de motivación.
  • Las preguntas sin resolver
  • Los intentos que se han realizado anteriormente.
  • La fecha en la que se realiza la evaluación de la situacion actual.

Agrega la descripción de la  situación actual en la parte inferior del diagrama de tensión estructural, y agrega la fecha en que realizaste la evaluación de la situación.

Preguntas de verificación

  • ¿Se ha utilizado la meta como punto de referencia para describir la situación actual?
  • ¿Se ha incluido todo lo que es relevante?
  • ¿Se ha incluido el proceso total?
  • ¿Se han convertido las asumpciones y suposiciones en descripciones objetivas de la situación?.  Ejemplo, “hemos tratado de cumplir las metas de venta, pero hemos fracasado continuamente”, en “no conocemos como cumplir exitosamente con los indicadores de venta”.
  • ¿Se ha descrito la situación con verdad, objetivamente?.  En muchas ocasiones, ocurre que deformamos la situación actual para hacerla menos incómoda, para no experimentar sensaciones desagradables.
  • ¿Se ha contado la historia sin exageración?.  Es decir describir la situación sin tratar de mejorarla o hacerla peor de lo que es.
  • ¿Se ha descrito la realidad actual tal y como es, o has descrito como se llegó a la situación actual?
  • ¿Se han incluido todos los hechos que son necesarios?

PASO 3.  Resolver la tensión generando un plan de acción

El siguiente paso es crear un plan de acción, es decir definir las acciones que nos llevarán de la situación actual a la meta.  La pregunta básica es:

¿Cómo alcanzo mi meta?

Otras preguntas posibles son las siguientes

  • ¿Qué acciones debo realizar?
  • ¿Cómo me muevo de la situación actual a la meta deseada?
  • ¿Qué elecciones debo realizar?

Una vez establecido un conjunto de acciones, es importante definir una fecha límite para cada una de las acciones, y un responsable de ejecutarla.

Si se trata de acciones complejas, es importante convertir éstas en un subproyecto, y adelantar acciones más pequeñas para alcanzarlas.  A esto  Robert Fritz le llama “Telescoping”.  Acá aplica el principio de que es mejor dar pasos pequeños que grandes pasos.  Para éste nuevo subproyecto se crearía de forma separada un diagrama de tensión estructural donde la meta a alcanzar es la acción compleja del proyecto prinicipal.

Preguntas de verificación

  • ¿Si realizo éstas acciones, podría alcanzar los resultados propuestos?
  • ¿Llas descripciones de los pasos de acción son exactas y concisas?
  • ¿Las acciones tienen una fecha definida?
  • ¿Las acciones tienen una persona responsable?

PASO 4:  Evaluación

Establece periodos de evaluación del proyecto.  Este paso es fundamental.  Evaluar los avances, retrocesos, aprendizajes realizados, puntos de estancamiento, permite realizar los ajustes necesarios en las acciones para llegar a la meta.  Si los periodos de evaluación no existen, lo más seguro es que se abandone la meta, o los esfuerzos realizados sean inútiles porque no se trata de las acciones correctas para llegar a la meta.

Se pueden establecer periodos de evaluación diarios, semanales, quicenales, mensuales. Etc.

Cuando se evalúa los avances en un proyecto dado, uno puede darse cuenta como la situación actual se ha modificado, que ha servido, que no, que logros se han obtenido, que otras cosas se necesita hacer, y de ésta forma ganar impulso para continuar trabajando hacia la meta hasta su concreción real.

Algunas preguntas que pueden realizarse en los periodos de evaluación son los siguientes:

  • ¿Cuál es la meta que se quiere alcanzar?  (no está de más recordarla)
  • ¿Qué logros se han conseguido?
  • ¿De que forma se ha modificado la situación actual del proyecto?
  • ¿Cuáles son las cifras actualmente?
  • ¿Qué se ha aprendido desde el último periodo de evaluación?
  • ¿Las acciones realizadas han permitido avanzar hacia la meta?
  • ¿Han habido retrocesos?  ¿Qué los ha causado?
  • ¿Cuáles son las preguntas o custionamientos que surgen?
  • ¿De que forma tienen que ajustarse las acciones?
  • ¿Qué nuevas acciones son prioritarias?
  • ¿Qué se debe modificar?

PASO 5:  Iterar hasta alcanzar el resultado propuesto

El ciclo evaluación, percepción de la nueva situación actual, ajuste de acciones, realizar nuevas acciones, para luego llegar al nuevo ciclo de evaluación, debe repetirse una y otra vez, hasta el cumplimiento de la meta. 

PASO 6:  Celebrar el resultado alcanzado.

Celebrar el resultado es reconocer el esfuerzo realizado, los aprendizajes hechos, y las habilidades ganadas por el camino.  Es también reconocer que la meta era importante, así como los pasos que se ejecutaron para alcanzarla.

Este sería en breve el proceso de puesta en práctica del proceso creativo propuesto por Robert Fritz y sus estudiantes. 

Conclusión

En conclusión, podría decir que se trata de un arquetipo de los procesos de creación en general.  Es merito de Robert Fritz la esquematización del proceso, y el hecho de poner en evidencia de que se trata de algo “sencillo”, pero que al mismo tiempo encierra el reto de superar nuestros prejuicios, de ser verdaderos, de afinar nuestra percepción de la realidad, de dejar de lado nuestra vanidad que busca acomodar los hechos acorde a lo que se quiere ver más que ver lo que realmente hay, de que debemos esforzarnos de forma correcta, y que sin duda hay que tener la disposición a perseverar con amor no sólo al resultado sino también al camino que se anda.

Espero que resulte de utilidad, y que por el camino de alcanzar nuestras metas, podamos al mismo tiempo hacernos mejores seres humanos.

Bibliografía recomendada:

Elkin, Bruce  (2003)  Simplicity and success:  creating the life your long for.  Trafford Publishing.  Canada

Elkin, Bruce  (2011)  Thrive!.  Create what matters most, in challenging times and beyond.  Ebook.  http://www.BruceElkin.com/free.html

Fritz, Robert (1989)  The path of the least resistance.  Ballantine Books; Revised, Expanded edition

Fritz, Robert (2003) Your life as art.   Newfane Press.  Vermont (Canada)

Harich, Jack (1999) Structural Tension.  https://www.thwink.org/soft/info/process/structural/StructuralTension.html

Kanaat, Robert (2018).  The Harvard MBA Business School Study on goal setting.  https://www.wanderlustworker.com/the-harvard-mba-business-school-study-on-goal-setting/

Norcross, John (1989). The resolution solution:  longitudinal examinations of the New Year’s change attemps.  Departament of psychology.  University of Scranton.

Statistic Brain.  Research Institute (2018) . New Years Resolution Statistics.  http://www.statisticbrain.com/new-years-resolution-statistics/


Acerca del autor

CARLOS GUÍO

PSICÓLOGO CLÍNICO

Psicoterapeuta.  En mi práctica clínica busco ayudar a las personas a comprender su historia personal, sus creencias nucleares, imágenes internas, emociones y hábitos.  Considero que la psicoterapia tiene como propósito fundamental ayudar a que las personas sean libres y fortalezcan su autonomía y creatividad.

Comparte este artículo en redes sociales

3 comentarios en “Prospectiva del año”

  1. Muy interesante y útil la información gracias por compartirla, el llevarlo a cabo con cada meta es todo un reto, pero supongo que la práctica hace que sea cada vez más sencillo implementarlo cotidianamente. Lo compartiré con amigos, nuevamente gracias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *